Mediante una serie de esquemas y cuadrantes, Inmaculada Martínez inició su ponencia en Foro 7 para explicar los distintos niveles de conciencia en los que ha ido evolucionando la humanidad hasta llegar a nuestros días. Un proceso que ha durado miles de años y que ha supuesto la formación de nuestra sociedad actual. Una sociedad tecnológica, horizontal, democrática, una economía liberal, etc.
Trascender los niveles de conciencia era el eje central de esta charla. Precisamente sirvió como ejemplo la puesta en libertad de “la manada”, que, mientras tenía lugar la conferencia, los miembros de la misma habían sido puestos en libertad mediante el pago de una fianza de 6.000 euros cada uno. No hace falta ahondar en este asunto, puesto que es sobradamente conocido en todo el país. No obstante, serviría de indicativo en otras fases de la ponencia de Inmaculada.
Conciencia de primer, segundo y tercer grado decía la Sra. Martínez mostrando sus esquemas, y explicando en profundidad cada uno de éstos. Los distintos tipos de inteligencia ocuparon una buena parte de su exposición, y también, las distintas formas de personalidad en consonancia con el eneagrama.
Las relaciones de pareja en el plano evolutivo, despertó la curiosidad de las féminas que asistían a la charla, sobre todo cuando los niveles de evolución de cada uno de los miembros eran diferentes o de polaridades iguales.
Los movimientos sociales y sus consecuencias han servido, en parte, para despertar en la sociedad un nivel de conciencia más elevado, apuntaba Inmaculada. Un claro ejemplo lo tenemos en los movimientos feministas. El hombre siempre ha ejercido un poder sobre la mujer, relegándola a un segundo plano. Ésta siempre ha estado “para dar satisfacción a la familia”. Criar, procrear, cuidar y alimentar. En la evolución, esto queda grabado y solamente mediante movimientos sociales, la propia sociedad formada por nuevas generaciones, va tomando conciencia de lo que ocurre, hasta ir desterrando por completo ideas casposas, rancias y obsoletas.
El resto de la charla estuvo dedicada a poner sobre la mesa diversos temas de la actualidad y que nos afectan de forma directa. Un cambio (aunque sea lento) de conciencia, contribuirá sobremanera al logro de una sociedad más justa y más igualitaria.
Enhorabuena a Inmaculada Martínez, sobre todo por la forma tan sencilla y directa de exponer su ponencia sobre la vida integral.