Pilar Carrasco comenzó su ponencia en Foro 7 haciendo alusión al accidente aéreo que tuvo lugar el viernes 13 de Octubre de 1972, cuando un avión uruguayo con 45 personas a bordo se estrelló en la cordillera de los Andes. Un equipo de jugadores de rugby además de sus parientes y amigos quedaron atrapados a más de 4.000 metros de altura soportando temperaturas de -30ºC. Para no perecer, con los restos del interior del fuselaje del avión tuvieron que confeccionar abrigos, camillas, gafas para protegerse de los rayos ultravioletas, etc. Ya en su día, los medios de comunicación se hicieron amplio eco de la odisea de estas personas que en condiciones infrahumanas vivieron 72 días de hambre, sufrimiento, dolor y finalmente esperanza. La película “Supervivientes de los Andes” de 1976 dirigida por René Cardona relata con detallada minuciosidad aquel suceso.

Esta narración de Pilar, según ella, tiene que ver con la superación personal, el trabajo en equipo, la motivación, el liderazgo, la planificación, la resistencia, la gestión del tiempo y la excelencia humana en todas sus facetas.

Seguidamente, tomando como base dos litros de agua mineral y un refresco de cola, puso varios ejemplos de los distintos estados mentales que sufrimos las personas en lo cotidiano. La urgente necesidad de aclarar la mente lo más posible a lo largo del día es fundamental, dada la cantidad de acontecimientos que vivimos en lo personal y cómo reaccionamos ante ellos. Este experimento en vivo y en directo, “aclaró” por decirlo de alguna manera, falsos conceptos que tenemos de nosotros mismos y de los demás.

Hablar de Inteligencia lingüística, visual, auditiva, anestésica, emocional, intrapersonal, interpersonal, lógico-matemática, etc., sirvió para poner de manifiesto las distintas formas que tenemos los humanos de relacionarnos y comunicarnos.

Durante una hora y quince minutos, los socios y amigos de Foro 7 asistieron a una conferencia didáctica, integradora y sobre todo, práctica. Pilar Carrasco estuvo como siempre genial, utilizando un lenguaje muy cercano, directo y comprensible. Enhorabuena.