En la tarde-noche de ayer, la doctora Mónica Rodríguez inició su ponencia hablando de una experiencia personal que la condujo a una patología que ni ella como médico ni ninguno de sus compañeros de profesión sabían qué le pasaba. Su estado era tal, que necesitaba ayuda incluso para ir al baño. A los once meses, de regreso a su país, Colombia, un médico empezó a tratarla, aplicando distintas disciplinas de las llamadas “no convencionales”. El resultado fue que a las tres semanas de tratamiento empezó a remontar hasta su total restablecimiento. Eso la llevó a Estados Unidos, donde se le abrió un extenso campo de posibilidades en medicinas alternativas impartidas por terapeutas de prestigio donde, de alguna forma, se integraban la sanación de mente, cuerpo y espíritu.
Para persistir en estos tres conceptos, la Doctora Rodríguez hizo un repaso de la Medicina desde la prehistoria hasta nuestros días, explicando técnicas de sanación en diferentes culturas, plantas que aplicaban, herramientas que utilizaban, etc. Todo un compendio de los avances en este campo que ha logrado el ser humano en el devenir de la historia, hasta llegar a los últimos descubrimientos que mejoran y erradican enfermedades que, hasta hace poco tiempo, eran consideradas incurables.
Tomando como referencia al Dr. Andrew Weil, la definición de Medicina Integrativa es:
“La orientada a la curación que tiene en cuenta a la persona en su totalidad (cuerpo, mente y espíritu), incluyendo todos los aspectos del hombre. Enfatiza en la relación terapéutica y hace uso de todas las terapias apropiadas tanto las convencionales como las alternativas”
La relación médico-paciente es vital. Hay que escuchar al enfermo. Hay que dedicarle más tiempo. El sistema actual de salud, sólo te permite como mucho seis minutos por paciente. Así es totalmente imposible, se quejaba la Dra. Rodríguez. Sin embargo, eso no se da en la Medicina Integrativa, donde la asociación entre paciente y terapeuta es muy estrecha en el proceso de curación.
Posteriormente paso a detallar los beneficios de la llamada “Medicina cuerpo-mente” donde la reducción de estrés es bastante notable, mejora la calidad de vida, mejora el sueño y la atención y mejora la función inmunológica, entre otras cosas.
Como punto final, la Dra. Rodríguez invitó a los socios de Foro 7 a visitar las instalaciones del Centro de Medicina Integrativa del Mediterráneo en Marbella, donde se aplican las distintas técnicas para la mejora del cuerpo y la mente.