Sorprendente, Carmen Molina en Foro 7.

Una ponencia titulada “Sé feliz y adelgaza” en la que no se hable de alimentos, ni de dietas, ni de recetas de adelgazamiento, cuanto menos sorprende.

Carmen Molina inició su conferencia haciendo alusión a la “séptima clave” incluida en su libro “Simplemente adelgaza”. Una parte del libro dedicada a las emociones y que se remonta a los siete días posteriores a nuestra fecundación en las trompas de Falopio hasta llegar al útero. A partir de ahí y durante todo el embarazo, empezamos a distinguir sabores a través de nuestro subconsciente y, entre otras cosas, se empieza a desarrollar el instinto de supervivencia.

Desde el nacimiento hasta la edad adulta, dice Carmen, hemos ido adquiriendo una amplia gama de sabores fijados en ese subconsciente que conforma el noventa por ciento de nosotros como personas.

Los estados mentales de aburrimiento, estrés, ansiedad y frustración son los culpables de que comamos en exceso y mal.

Las emociones como la alegría, la rabia, el miedo, el asco o la tristeza que van y vienen a lo largo del día, dan lugar a una serie de esquemas mentales que nos llevan a comer, a veces de forma desmesurada y fuera de horas.

A lo largo de su ponencia, Carmen fue desgranando las causas de los diferentes estados emocionales, la forma en que nos enfrentamos habitualmente con los distintos problemas cotidianos y qué recursos habría que poner en marcha para que no nos afecten de forma directa. Sobre todo, aquellos que por su magnitud nos desbordan de forma inmediata.

Posteriormente se refirió a la famosa “zona de confort” en la cual muchísima gente esta instalada y le es bastante difícil salir de ella. Dio soluciones para salir de dicha zona.

Profundizó en los “bloqueos emocionales” y aportó soluciones para hacerles frente, mediante una serie de esquemas dibujados en la pizarra.

Invitó a los socios de Foro 7 a realizar un ejercicio de introspección para sentar las bases del famoso axioma de Sócrates “Conócete a ti mismo”.

Fluir con la vida y vivir el presente, apuntaba Carmen, es fundamental. Lleva tiempo para aquella persona que no está acostumbrada, pero una vez que se consigue es una especia de “piedra angular” para andar por este mundo.

Casi al final de de su charla, tomando como base el Ying y el Yang, dio unas recetas muy simples, breves y refrescantes sobre lo mas conveniente para nuestra alimentación y cómo interactúan los alimentos en nosotros.

Fue una noche muy didáctica, noche de aprender y de poner en práctica lo aprendido. Contaremos de nuevo con Carmen Molina en un futuro no muy lejano. Enhorabuena, Carmen. Fue una magnífica conferencia.

 

Carmen Molina sintetiza su ponencia en Club Foro 7

Los socios opinan sobre la ponencia de Carmen Molina.