Mar Romera comenzó diciendo:  “El futuro y el tesoro de este planeta están en la infancia. Esto es una responsabilidad de todos y de todas. Da igual cual sea nuestra profesión. Para salir de la crisis en la que está inmerso en estos momentos nuestro planeta, la única salida posible es cuidar el verdadero tesoro que tenemos: los niños y las niñas.”
Una cita del Libro del Buen Amor abría su ponencia para hablar de lo que nos pasa cada día cuando nos enfrentamos con la vida. Hizo un detallado estudio de lo que es la imaginación y cómo la usamos, poniendo como ejemplo unas palabras de despedida del recientemente fallecido neurólogo Oliver Sacks.
Pasó a explicar a continuación qué es el principio de Trascendencia y cómo se produce en los seres humanos. Para ello, una anécdota vivida con su abuelo el día que fueron a plantar un nogal cuando ella era muy pequeña, sirvió de ejemplo práctico. Por eso, decía, cada cosa que hacemos en la vida tiene una repercusión a medio y largo plazo. Es decir, cuando dejamos un legado importante a los que vienen detrás, es cómo nos convertimos en verdaderos seres humanos.
Sentir es percibir una sensación a través de los sentidos provenga de un estímulo externo o del propio cuerpo. También es la puerta de entrada de las emociones. En este sentido dedicó bastante tiempo a explicarlo en profundidad.
Transformar tu vida es modificar lo que tienes para obtener más rentabilidad, pero con menos esfuerzo. Es decir, el cambio, siempre es de dentro a fuera y no a la inversa.
Hizo alusión al momento de crisis que estamos viviendo, “pero que esto puede ser un elemento catalizador para  remover conciencias y convertirnos en los líderes de nuestras propias vidas”. Y ese proyecto de vida se construye fundamentalmente sobre tres ejes: “El qué”, “Con quién” y “El cómo”. Se extendió de forma amena en este triángulo.
Las redes sociales son “el pan nuestro de cada día”. Mar Romera profundizó bastante en este asunto, destacando lo importante del uso y el abuso de estos instrumentos y cómo utilizarlas. “Pero por encima de las redes sociales, apuntaba,  estás tú”.
Vivir el presente es fundamental. Hacer del pasado una vivencia es “machacarse” permanentemente. El pasado es una experiencia que sirve para “que tomes nota” y no se vuelva a producir en el futuro. El futuro es “marcarnos objetivos”.

Se proyectaron tres vídeos: el primero, con fondo musical de Víctor Manuel “Soy un corazón  tendido al sol”, para que supiésemos cómo los niños la ven a ella. El segundo, la reacción de un bebé cuando es estimulado cariñosamente por su madre y cuando ésta lo mira fijamente pero sin hablar ni gesticular, pasando de él sin hacerle caso. El tercero aludiendo a la forma de vida que quieres tener partiendo de tu presente actual y de lo que ha sido tu vida en el pasado. Creer en ti es la máxima de este vídeo que te propone salir de “tu zona de confort” para entrar en la “zona de aprendizaje”.
El Psicólogo clínico Roberto Aguado estuvo presente en varios momentos de la ponencia de Mar Romera tomándolo como punto de referencia.
Finalmente, una leyenda recogida en el libro de Javier Iriondo: “Donde tus sueños te lleven” puso el broche final a una conferencia, donde la emoción contenida de varios socios cerraron la magnífica actuación de Mar Romera.