El día amaneció con una  fina e intermitente lluvia que al final no tuvo consecuencias.
Salimos a la hora prevista y sobre las diez de la mañana estábamos desayunando en el restaurante “La Ermita” en Nerja. Allí tomamos contacto con Juan Manuel García que, junto con José Manuel Frías, iban a ser los guías de tan insólita excursión.
Desde allí comenzamos nuestro itinerario. Como primera visita el Acueducto o el Puente del Águila. Independientemente de la información que se puede encontrar sobre esta obra de ingeniería en Internet, no es lo mismo que te la expliquen en directo donde el detalle es lo importante y, donde además,  te dicen que  el número de suicidios supera ya la veintena de gente que se ha tirado desde el cuarto piso.
La fábrica de San Joaquín o Azucarera de Maro tiene también su historia oculta. Al parecer, ni los más antiguos de Nerja, aunque lo saben,  quieren hablar de ello. Dicen que hubo fusilamientos durante la  guerra civil en aquel recinto y enterramientos en fosas comunes. A través del “aparataje” informático y electrónico que se utiliza en la actualidad, el grupo de Parapsicología de Nerja, ha logrado captar, por medio de psicofonías, la voz de una niña que murió al ahogarse en el enorme estanque de agua de la Fábrica, diciendo “Mamá, mamá, me ahogo”. Posteriormente, algunos de los componentes de dicho grupo fueron explicando a los socios de Foro 7 sus impresiones personales de los distintos trabajos que han venido y vienen realizando en la Fábrica de San Joaquín, aunque temen que en un futuro no muy lejano, el recinto quede completamente vallado. Posiblemente alguna que otra inmobiliaria esté pendiente de lo que vaya a hacer la nueva corporación municipal.

A continuación se inició una serie de visitas a los lugares más típicos de Nerja  como la Fuente Cantarero, la ermita de Ntra. Sra. De las Angustias, la Iglesia de San Salvador, el Antiguo Mercado de Abastos y el famoso Balcón de Europa.
Almorzamos magníficamente en un restaurante recién estrenado (mes y medio lleva funcionando), su nombre es Hermes en la Plaza de España. Finalizado este, nos dirigimos al Centro Cultural Giner de los Ríos donde se proyectaron una serie de diapositivas un tanto “extrañas”  recogidas en la  antigua Azucarera de San Joaquín así como diversas psicofonías tomadas en el mismo lugar.
La Torrecilla fue una construcción como tantas otras, situadas en el punto más estratégico de la ciudad, cuya función era la vigilancia de los barcos piratas. Estas torres se encuentran situadas prácticamente a lo largo de toda la costa malagueña y  se comunicaban unas a otras por medio de enormes hogueras que se encendían en la plataforma superior de la torre.
Un edificio que se ha recuperado con fines docentes es la  Antigua Sala La Fábrica. Antigua azucarera y hoy convertida en el Instituto de Enseñanza secundaria El Chaparil.
Como recorrido por la ciudad finalizamos en el parque “Verano Azul” y una foto de grupo en “La Dorada”, el barco de “Chanquete”.
El día acompañó, las visitas fueron de lo más amena gracias a José Manuel Frías, Juan Manuel García, Dani, Salvador y parte del grupo de investigación. La gente lo pasó bien y el definitiva, una jornada inolvidable.